Niña invisible. Ya está en tu librería habitual y el 17 de septiembre la presentamos.

 

Esta es mi primera novela, Niña invisible. La presentamos el 17 de septiembre a las 18.00 horas en el Casal Jove de Puerto de Sagunto. Me encantaría que nos acompañaras.

Ha sido posible gracias a la Editorial Sloper, en particular a Román Piña, que me animó a que viera la luz cuando un día le mandé un borrador y no estaba segura de si era demasiado corta ni si podría interesar a alguien. Sin duda, ha sido posible gracias a pertener a una familia excepcional que siempre alimenta mis sueños y les da de comer a escondidas, incluso, por si se me ocurre no hacerles caso.

Estefanía es una niña de nueve años que sufre la violencia de género que su padre ejerce contra ella, su hermano y su madre. Desde su mirada, aquellas personas que se acerquen al libro, podrán sentir sus emociones, ver su mundo tal y cómo lo percibe ella y experimentar cómo su identidad se va construyendo con ese condicionante que la acompaña.

Niña invisible es una novela en la que he pretendido mostrar que hay indicadores que podrían ayudarnos a detectar a esas niñas y niños invisibles que nos rodean, que nos sorprenderíamos al saber de sus historias porque a veces son demasiado cercanas y ni las sospechábamos. Es la realidad de muchas niñas puesto que nuestro género nos sitúa en lugares determinados en los espacios y en las relaciones: lugares subordinados y nada poderosos con respecto al otro género. Es una lectura para público adulto pero también es un recurso para las aulas porque también está orientada al público adolescente, ya que refleja que todo no está perdido, aunque a veces nuestras historias de vida no sean las más ideales, y que los amores de verdad son los que respetan nuestra libertad y no intentan cambiarnos. En la novela es evidente que las experiencias vividas, hasta las que son duras, pueden ser el motor que nos impulse a ser partícipes, y protagonistas, de cambios individuales y colectivos.

Espero que al leerlo lo disfrutéis, al menos, la mitad de lo que yo he disfrutado escribiéndolo.

“Me da miedo la oscuridad y quedarme sola en la habitación. Mi habitación está al fondo de la casa, al lado del salón y, aunque es una casa pequeña, me da la sensación de estar muy sola porque mis padres y mi hermano duermen justo en la otra punta. Sus habitaciones están muy juntas. La luz de mi habitación es blanca y no tiene la calidez de las bombillas amarillas, lo que hace que, si enciendo la luz en mitad de la noche, tenga la sensación de estar en una sala grande y fría. Y me siento más sola, más pequeña.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s